Comparte este link

Translate

domingo, 15 de diciembre de 2013

DIME COMO DUERMES Y TE DIRE CUAL ES TU ALMOHADA

Dime cómo duermes, y te aconsejaré tu almohada
La importancia de la Almohada para obtener una posición correcta para dormir, es fundamental no solo tener en cuenta la espalda, sino también la columna vertebral o el cuello, debiendo otorgarle la misma importancia. Si el cuello se encuentra en una posición incorrecta, el resto de la espalda se verá afectada.Una almohada de grosor correcto realzará los efectos de un buen colchón, al igual que si es inadecuada hará el efecto contrario.


En primer lugar hay que aclarar que el dormir sin almohada tiene efectos muy negativos en nuestro descanso. Esta costumbre es muy generalizada, y muchas personas optan por prescindir de la almohada, considerándola una molestia, cuando en realidad lo que deberían hacer es cambiar a una almohada que se adapte a sus necesidades. El dormir sin almohada provoca que nuestro cuello esté sobreextendido, estirándolo innecesariamente y perjudicando nuestra nuca.

No hay mejor postura, ni peor postura para dormir… Hay simplemente hábitos asentados en cada persona, que pueden ir cambiando con la edad. Por eso, lo principal es conocer la postura al dormir para elegir una almohada acorde a cada necesidad.


BOCA ARRIBA
Las contracturas cervicales aparecen si la almohada es muy gruesa, y durmiendo boca arriba con una almohada de este tipo, nuestro cuello se flexionaría exageradamente.El descanso queda garantizado si utilizas una almohada de firmeza y grosor intermedia , con el fin de que nuestro cuello esté en la posición correcta.


DE COSTADO
Dormir con una almohada fina resulta perjudicial para nuestro cuello y columna, puesto que hace que el peso de nuestra cabeza caiga sobre uno de nuestros dos hombros, haciendo que nuestra columna se flexione. Para que el cuello quede perfectamente alineado con la columna vertebral, necesitas una almohada gruesa y firme, mayor cuanto más anchos sean los hombros (por eso, en general, los hombres necesitan aún mayor grosor).Es por esto que se recomienda una almohada gruesa para dormir de costado o de lado, puesto que debemos procurar que el cuello se mantenga en el eje de la columna, sin que la cabeza lo desplace hacia uno de los dos lados.


BOCA ABAJO
Esta posición es bastante perjudicial. Si nos ubicamos de este modo radicalmente, con todo nuestro cuerpo horizontal y lineal resultamos notablemente perjudicados. En primer lugar la curvatura de nuestro cuello se modifica, y en segundo lugar la torsión del mismo le impide respirar. Es necesario girar los hombros y adaptar la forma de la almohada a nuestra cabeza, logrando que nuestro cuello se mantenga, en relación a nuestros hombros, proporcionado.En este caso para la gente que le guste dormir de esta manera, se recomienda que se pongan debajo del abdomen una almohada de grosor y fimeza media, con el fin de alinear la curvatura de nuestra columna vertebral con el cuello.


En suma y definitiva, la almohada y las posiciones que adoptamos al dormir son complementarias, y deben respetarse para lograr el descanso de la manera más apropiada.
En nuestra colección de almohadas de Canapi podrán encontrar una selección de almohadas desde fibra, fibra con tacto pluma, cervicales, viscoelástica, latex, con gel y carbono activo, un abanico de posibilidades que seguro le darán plena satisfacción a sus necesidades de descanso.








domingo, 1 de diciembre de 2013

BARRERAS QUE ACTUAN SOBRE EL SUEÑO

Son muchos los factores que pueden intervenir en la dificultad para la conciliación del sueño, desde la orientación, la ventilación, el color de la pintura, etc y algunas pueden ser definidas como ambientales y otras provocadas por el equipo de descanso. Canapi te desvela cuales son esas barreras que actúan contra el sueño, para que pongas cuidado en ello


AMBIENTALES
Por citar un ejemplo citaremos tres
Acústicas :
El exceso de DB provoca distorsión en la atención y altera nuestro sistema nervioso.
Estrés:
Las tensiones emocionales dificultan y empeoran el descanso.
Lumínicas:
El exceso de luz o contaminación lumínica de nuestro entorno de descanso provoca distorsión en la atención y altera nuestro sistema nervioso.

DEL EQUIPO DE DESCANSO
Puntos de presión:
Dificultan la circulación sanguínea, provocan contracturas en las zonas de musculatura y afectan a las zonas de hombros y caderas especialmente, facilitando la aparición de dolencias articulares.
Falta de transpiración:
Durante el sueño transpiramos continuamente, la acumulación de humedad en el lecho provoca dificultades en el descanso y pérdida de higiene.
Térmicas:
A partir de 23º C, como término medio, comenzamos a tener dificultades para la conciliación del sueño.