Comparte este link

Translate

jueves, 15 de agosto de 2013

QUE ES UNA CAMA HOSPITALARIA O GERIÁTRICA

Las camas hospitalarias o geriátricas articuladas son de gran importancia a la hora de hacer la vida más fácil y cómoda tanto para las personas discapacitadas con dificultades de movimiento o convalecientes, como para los familiares y/o cuidadores.
Hay personas con limitaciones en el movimiento o determinadas patologías derivadas de la columna vertebral u otro tipo de molestias que les impiden descansar bien. Para ello las camas hospitalarias eléctricas, se adaptan a cualquier necesidad, evitando problemas de espalda a los cuidadores a la hora de mover al usuario de la cama, como a los mismos usuarios proporcionándoles una mayor posibilidad en el movimiento y autonomía.

Otra de sus grandes ventajas es que ayudan a evitar las úlceras por presión tan frecuentes en en personas que tienen que estar largas temporadas en cama.
Una cama hospitalaria o geriátrica es un tipo de somier articulado con un pequeño motor eléctrico que le aporta movimiento, consiguiendo así, diferentes posiciones de descanso; inclinación de la cabeza, cuerpo y ajuste de piernas, sin necesidad de manipularla de forma manual.

Las camas hospitalarias eléctricas, constan de un somier con láminas articuladas y un motor de baja tensión que se manipula por medio de un mando con cable. Se combina con colchones viscoelásticos, antiescaras o de látex fabricados con materiales flexibles, idóneos para la profilaxis de las úlceras de decúbito, favoreciendo la prevención y la aparición de llagas en las personas encamadas durante largos periodos, eliminando cualquier punto de presión y facilitando por tanto la distensión muscular y la circulación sanguínea.


En el mercado hay multitud de modelos que varían en función del número de posiciones que proporcionan, aunque las más comúnes son las de cuatro planos, con tres articulaciones, diferenciandose en que la La zona de las piernas tiene un doble movimiento, vertical de la rodilla a la cadera y horizontal en la parte inferior del cuerpo. De este modo, se alcanza una mejor posición de descanso al permitir doblar las piernas en la posición de sentado.






Por lo general las camas hospitalarias o geriátricas van acompañadas de un carro elevador, éste nos da la posibilidad de poder regular la cama a la altura deseada. Van desde los 38 cm., como mínimo, hasta los 76 cm., como máximo. De esta manera se evitan malas posturas y movimientos bruscos. De gran ayuda para los cuidadores de personas enfermas, que tienen que asistir a pacientes encamados, y necesitan adaptar la cama. Tambien se les suele adaptar otros accesorios como son las barandillas de seguridad abatibles, para evitar que la persona se caiga.


Dado que las circunstancias de cada individuo son diferentes, por eso las camas hospitalarias son de gran ayuda, ya que, pueden adaptarse a las diferentes dolencias y características biomecánicas de cada persona.




Agréganos en
favoritos

2 comentarios:

  1. Es muy bueno y completo el artículo , casualmente hace un tiempo estuve averiguando sobre camas hospitalarias porque trabajo en el sector compras de un sanatorio que cambió varias de sus camas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su opinión, cualquier cosa que necesite en este campo no dude en hacernoslo saber, estaremos encantados en poder ayudarle en lo que necesite.

      Eliminar

Deja aqui tu comentario , gracias !!!