Comparte este link

Translate

miércoles, 1 de mayo de 2013

EL USO DEL ACEITE DE SOJA EN LA PRODUCCIÓN DE COLCHONES

Los colchones de soja o colchones de biosoja son colchones fabricados con productos más naturales y ecológicos. Son colchones agradables y confortables para el descanso y beneficiosos para la salud al estar compuestos por productos naturales. Los colchones fabricados con núcleos de soja se diferencian de otros colchones en que las aceites químicas derivadas del petróleo usadas en su proceso de fabricación son sustituidas por aceites de soja, un producto natural. Los colchones con núcleo de soja y células abiertas permiten pasar el aire obteniendo una excelente ventilación con lo que disminuyen el calor provocado por el colchón y evitan la condensación de agua, impidiendo así la creación de moho y alargando la vida del colchón. La utilización de la soja en la fabricación de los colchones es una innovación más que se une a otras ya usadas habitualmente, enfocada a convertir estos productos en productos cada vez más naturales, abriendo los colchones a un público que, cada vez más, presenta una sensibilidad ecológica hacia un objeto tan sensible como son los colchones en los que pasamos buena parte de nuestras vidas.
 Para empezar las ventajas principales de la incorporación de aceite de soja u otros aceites vegetales a la industria, en lugar de usar materias primas derivadas del petróleo, como se venia haciendo hasta ahora, son las mismas que ventajas que supone el uso de cualquier tipo de energía o recurso renovable frente a los recursos fósiles, es decir, estamos sustituyendo un recurso fósil, cuya existencias en el mundo son limitadas y como consecuencia de esto cada vez es mas caro y difícil de garantizar un suministro regular, por otro recurso natural cuyo uso no implica la disminución de la cantidad de este, pues al contrario de los fósiles, donde hoy se cultiva soja, mañana se puede seguir cultivando una vez recolectada la primera cosecha, con lo cual tanto el suministro como el precio tiende a una estabilidad en el mercado, que si bien ahora no disfruta de ella por ser una innovación y estar obedeciendo a la ley de la oferta y la demanda, no cabe duda de que cuando su aplicación y uso se extienda y estabilice también lo hará el precio, y como consecuencia de lo fácil y extendido que se esta volviendo su cultivo, podemos augurar que en un futuro gozaremos de un mayor y mas seguro suministro con un menor precio, es decir una mayor oferta del recurso frente a una demanda estabilizada.
Si además tenemos en cuenta que la producción de aceite de soja para su uso industrial no compite con la soja de uso alimentario, sino que mas bien la industria de la espuma de poliuretano se aprovecha de los restos y excedentes de la industria alimentaria, vemos que el recurso de aceite de soja aplicable a la producción de espumas de poliuretano no solo esta garantizado, en contra de lo que pasa con los derivados del petróleo, sino que además es complementario al ciclo de la soja, es decirla industria del poliuretano no solo fomenta el aumento de cultivos de soja sino que además recicla los excedentes y partes no útiles de esta para otros fines, con lo que nos encontramos con que la incorporación del aceite de soja, ya sea obtenido del haba de soja en si o de otras partes de la planta no requiere un proceso de manipulación y reciclado de deshechos, como ocurre con las materias primas derivadas del petróleo que se vienen usando para producir espumas de poliuretano.
Abaratamiento del coste de transporte, pues no son los mismos costes los de transportar un producto químico contaminante que un simple aceite de origen vegetal. Ademas, la soja y su aceite se encuentra disponible en todos los países desarrollados y en vías de desarrollo, otro tema seria conseguir el menor precio posible, para lo que deberíamos acudir a los principales países productores de este recurso.

Por otro lado, estamos comparando las ventajas de usar un recurso fósil frente a un recurso natural. Son obvias las ventajas medioambientales, y en estos días en que la conciencia medioambiental de toda la población en general se ha despertado por las catastróficas señales que estamos recibiendo del planeta y que denotan que hemos hecho un uso abusivo de los combustibles fósiles, señalar tales ventajas que representa el uso de esta fuente renovable y natural frente al uso de derivados del petróleo, no es mas que repetir lo que todos sabemos, es decir, menor producción y emisión de CO2 a la atmosfera, y no solo eso sino que al ser un recurso de origen vegetal no solo se reducen las emisiones de CO2 sino que mientras la soja es planta su cultivo aumenta la biomasa con la que cuenta el planeta para reabsolver y eliminar el CO2 ya dispersado en la atmosfera. Además el proceso de transformación de la soja en aceite es un proceso que apenas requiere otra cosa que calor y presión, mientras que el mundo de la petroquímica se basa en complejas reacciones de hidrocarburos y catalizadores que ya desde su obtención son costosos y contaminantes y cuyas reacciones intermedias tanto de transformación del crudo como de los catalizadores en si no aportan mas que otros productos intermedios de igual o mayor impacto medioambiental negativo que los productos finales.

Ahora nos centraremos en las ventajas que supone incorporar el aceite de soja u otro aceite de origen natural a la producción de espumas de poliuretano. Si bien el producto final no ve para nada alteradas sus características ni sus propiedades, pues estas no dependen tanto de las materias primas usadas como del proceso y condiciones de elaboración de tales productos, si afecta directamente al usuario final de forma directa. Como ejemplo pondremos que las reacciones alérgicas producidas por el contacto directo con las espumas de poliuretano se verán reducidas prácticamente a cero, no es el caso de, por ejemplo, el látex, que en el caso de colchones, necesita ser girado y aireado para que los gases que se encuentran encerrados en su estructura como consecuencia del propio proceso de fabricación de este tipo de espuma, se vayan eliminando poco a poco ya que de no ser así produce reacciones alérgicas y erupciones cutáneas que han sido el detonante para que otras espumas, como las viscoelásticas que no presentan estos inconvenientes, lo desplacen del mercado.
También tenemos que tener en cuenta que todos los productos que adquirimos y usamos, mas tarde o mas temprano dejan, por unos motivos u otros de ser útiles, y entonces los desechamos. ¿Que producto cree usted que contamina mas a la hora de deshacernos de el un fabricado con derivados del petróleo u otro hecho con materias de origen vegetal? Y no nos engañemos diciendo que el proceso de reciclado los hace a los dos igual de contaminantes, pues el reciclado en si consume energía y consta de tantas fases y procesos como contaminante se el producto en si, es decir, un plástico necesita de mas fases y procesos y por lo tanto mas energía para hacerlo reutilizable, que una silla de madera.



Desde Canapi.es te damos todo el asesoramiento gratuito que necesites en materia de descanso y salud, podrás encontrarnos en nuestros teléfono de atención al cliente, 963 721 522 -  670 859 110 en horario de 10h a 14h de la mañana y de 16h a 20,30h de la tarde. También invitarles a descubrir nuestros perfiles en redes sociales, https://twitter.com/descansosalud     FacebookCanapi  , Pinterest  y  Google+ 
¡Os esperamos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aqui tu comentario , gracias !!!