Comparte este link

Translate

miércoles, 1 de mayo de 2013

LOS DIFERENTES TIPOS DE COLCHONES EXISTENTES

Los más vendidos a día de hoy y también son los que más sufren los ataques de los fabricantes sin escrúpulos que con una carcasa de muelles cutre y mala, pueden perjudicar seriamente nuestra salud.
Se trata de un concepto de descanso clásico basado en una estructura central de muelles acolchada en ambos lados para que sea confortables y la firmeza sea regular. Por lo general son aconsejables para la mayoria de la gente, siempre y cuando sean de buena calidad.
Sus ventajas son claras: buen apoyo para la espalda, excelente aireación (ya que la carcasa de muelles es como un balón de aire interior que mantiene aireado todo el colchón) y firmeza alta.

Los colchones de muelles tipo bonell o bicónicos, tienen un núcleo formado por múltiples muelles metálicos colocados en vertical, que se estrechan en su tramo central y están enlazados unos a otros por hilos metálicos.En los colchones de muelle continuo, el entramado está hecho a partir de un único hilo metálico. En ambos casos el núcleo va cubierto por varias capas de espuma o algodón.
Los dos colchones ofrecen un soporte suficiente y una buena ventilación, por lo que pueden resultar algo frescos. Hay colchones con cara de verano y cara de invierno, más cálida.
El precio de estos colchones varía. Los colchones de muelles independientes son bastante económicos, para una medida de 90 x 190 cm, cuesta, de media 200 euros, y los colchones de muelles continuos, unos 350 euros.


Las espumas incluyen una gran familia cuya principal característica es el modo de fabricación. Básicamente se trata de coger un material liquido y gelatinoso al que se le insufla aire comprimido para conseguir una espuma llena de burbujas que una vez tratado con endurecedores y resinas estabilizadoras queda como un bloque homogéneo donde son las burbujitas de aire y el material poroso lo que dan lugar a una buena y flexible superficie de apoyo.

Estos colchones se parecen a un "bizcocho" de poliéster o poliuretano lleno de miles de pequeñas celdillas o burbujas de aire, y cubierto por una funda.Dependiendo del número de celdillas por m3, de su tamaño y de los agentes cohesionantes que lleve la masa, el colchón será más o menos firme. En general, a mayor ligereza, más blandura y peor envejecimiento.Las densidades inferiores a 35kg/m3 sólo convienen a las camas para huéspedes ocasionales o niños pequeños.En general, son fáciles de manejar y buenos aislantes del calor.
Los precios de estos colchones varían en función de la densidad. Los de gomaespuma, los más corrientes cuestan unos 70 euros. Los colchones de espuma de alta densidad rondan los 200 euros




Estos colchones están hechos de espuma de látex natural (proveniente del árbol del caucho), látex sintético (proveniente del petróleo) y materiales auxiliares usados en distintas proporciones. Hay colchones que combinan látex natural y sintético.
Ecológico, denso y homogéneo. Beneficiosos para la producción de la salud y del medio ambiente. Sano e higiénico como consecuencia de su estructura celular abierta y la incorporación de alveolos de ventilación constante. Favorece la circulación del aire y no retiene humedad. Altamente flexible, elástico y adaptable. Ademas es silencioso, indeformable y de gran durabilidad. La espuma de latex tiene una gran resistencia al hundimiento y un tacto suave muy adaptable al cuerpo. Su firmeza es media/alta y generalmente son aconsejables para quien no soporte colchones duros y le guste una acogida suave que elimine al dormir la presión sobre los músculos. Además estan especialmente recomendados para las camas articuladas.

Estos colchones son una buena opción para quienes se mueven mucho por la noche, pues el látex absorbe eficazmente los movimientos del cuerpo. También para parejas si uno se mueve mucho.Para las personas con alergias respiratorias o asma, los colchones de látex o espuma son una buena opción para evitar el riesgo de colonias de ácaros en el interior de los muelles. Sin embargo, están prohibidos para los alérgicos al látex.Son bastante pesados, lo que unido a su gran flexibilidad, los hace incómodos de manejar.
Estos colchones pueden llevar distintos recubrimientos: algodón, lana, seda, sintético, etc.
El latex más extendido es el de 20% resina natural y 80% resina de latex sintética, ya que los fabricantes siempre quieren ofrecer un producto muy estable, de fácil mantenimiento, duradero, a buen precio y que no de problemas.

Los colchones de látex suelen ser bastante caros. Pero el precio varía según se trate de látex sintético (unos 450 euros) o natural (unos 600 euros).

La espuma viscoelastica es un material innovador que se adapta ergonómicamente al cuerpo, tiene memoria anatómica de fácil retorno, eliminando asi cualquier punto de presión. reacciona a la temperatura corporal manteniendo la posición natural de nuestra espalda, aportando la sustentación adecuada de la columna vertebral. Ofrecen una firmeza ideal, son menos blandos que los colchones de látex y menos duros que los colchones de muelles. Se trata de un nuevo producto que últimamente tiene una gran aceptación entre el publico, por su gran adaptabilidad al cuerpo y tacto muy mullido. Vienen siempre con una capa inferior más ancha de espuma HR de alta densidad, que mantiene la firmeza del conjunto.Son altamente recomendables para personas con dolencias de espalda o articulares. Su gran fama le vino porque su primer comercializador en el mercado lo rodeo de un halo de espectacularidad, pues era un material desarrollado por la NASA para los astronautas.

Diseñados para satisfacer al público mas exigente enamorado del muelle ensacado o bicónico combinandolo con la viscoelástica o el látex de más alta densidad. Proporciona firmeza y adaptabilidad. Se trata por lo tanto de colchones que combinan una carcasa de muelles con acolchados  en espumaciones técnicas de latex o viscoelástica para dotarles de una buena  amortiguacion y adaptabilidad al cuerpo.


Colchones Especiales

Los colchones ortopédicos y sanitarios  son adecuados para quienes deben estar mucho tiempo en cama. No son adecuados para una persona sana, pues es incómodo moverse en uno de ellos. Son bastante caros, suelen usarse por recomendación médica.
Los colchones de agua son pesados, necesitan una cuidadosa conservación y además son muy incómodos, sobre todo para quien se mueve mucho por la noche o para quien duerme boca abajo. Su nota más positiva es que el cuerpo se adapta bien al colchón.
El futón, colchón japonés hecho con capas de algodón,  es adecuado para quien busca una base dura. Su espesor es muy reducido,  y disminuye con el uso, Debe cambiarse con frecuencia.
Los colchones de lana clásicos tiene muchas desventajas: son muy pesados, difíciles de manejar y de mantener bien y resultan impensables para quien padece alergias respiratorias.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aqui tu comentario , gracias !!!